Los puntos suspensivos eran alas . Alas que vuelan a ningún lugar o a todos a la vez. Van siempre los tres juntos, pero ninguno es certero. No saben a donde señalar. Tan pronto apuntan un destino próximo, como que se revuelven entre sus plumas y emprenden de vuelta el camino. Son tres, no saben ir solos porque se guían por el vuelo de los otros dos. Ninguno tiene ojos, sólo resuelven con el resto de sentidos.(…) Y yo que quería que quedase solo uno . El final, el que marca bien la distancia entre un párrafo y otro.

Publicado por irenea85

Madrileña inquieta y viajera, de mirada perturbadora sueña con un mundo utópico, pero realizable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: